Resumen de resultados del Programa D-VALOR

Resumen de resultados del Programa D-VALOR

OBJETIVO: Analizar y comparar los datos obtenidos en las dispensaciones de los cinco grupos terapéuticos seleccionados en el estudio.

MATERIALES Y MÉTODOS: El estudio se realizó entre enero y julio de 2012. Para el registro se disponía de una hoja modelo diseñada para el programa en la que cada farmacéutico debía completar los siguientes datos: datos del paciente (sexo, grupo etario), datos del tratamiento (medicamento, si era inicio o continuación del tratamiento, si el paciente conocía su tratamiento, su duración, cuánto y cómo debía tomar el medicamento), del farmacéutico (si preveía falta de efectividad, de seguridad o si necesitaba tratamiento y, además, las posibles actuaciones que realizaba en consecuencia). Los grupos estudiados fueron bifosfonatos, antiasmáticos, benzodiazepinas, estatinas y AINE.

RESULTADOS: Se obtuvieron 201.050 registros de otras tantas dispensaciones distribuidas entre bifosfonatos (37.278), antiasmáticos (45.998), benzodiazepinas (48.091), estatinas (38.042) y AINE (31.641). Los farmacéuticos participantes al principio del estudio fueron 2.487, con un registro promedio a lo largo del estudio de 99,7 casos. Los pacientes fueron el 63 por ciento mujeres y el 37 por ciento hombres. En todos los grupos predominaron las mujeres excepto en antiasmáticos (57por ciento hombres). El 46 por ciento fueron mayores de 65 años, predominando esta edad en todos los grupos excepto en AINE donde el grupo mayoritario fue el comprendido entre 45¬64 (32 por ciento). El 4,9 por ciento no conocía la indicación, siendo mayor en los bifosfonatos (7,1 por ciento). El 5,9 por ciento no conocía la posología, siendo mayor en los AINE (10,3 por ciento). El 10,5 por ciento no conocía la forma de uso, siendo mayor en los AINE (14,5 por ciento). El 40,2 por ciento no conocía la duración del tratamiento, siendo mayor en bifosfonatos (49,1 por ciento). El 24 por ciento fueron tratamientos de inicio siendo el resto (76 por ciento) tratamientos de continuación. Solo en AINE el tratamiento de inicio fue más frecuente (56 por ciento). El paciente percibía eficacia (solo en tratamientos de continuación) en el 72,5 por ciento de los casos, siendo mayor en antiasmáticos (82,9 por ciento) y menor en bifosfonatos (49,0 por ciento). El paciente percibía falta de eficacia en el 1,4 por ciento de los casos (el resto hasta cien por cien correspondía a “parcialmente” y “no se sabe”), siendo menor en estatinas (1,0 por ciento) y mayor en benzodiazepinas (1,9 por ciento). El paciente percibía falta de seguridad en el 6,6 por ciento de los casos, siendo mayor en AINE (8,7 por ciento) y menor en benzodiazepinas (5,8 por ciento). Se produjeron 485 notificaciones a Farmacovigilancia (0,24 por ciento), siendo más frecuentes en bifosfonatos (0,32 por ciento) aunque el GT concreto con más derivaciones fue M01AC (antiinflamatorios, Oxicamas).

CONCLUSIONES: La comparación y análisis de los datos pone en evidencia el potencial de la dispensación protocolizada.